blefaroplastia sin cirugia parpados caidos
Para todos

¿Quieres deshacerte de los párpados caídos para siempre?

Las bolsas en los ojos y los párpados caídos envejecen nuestro rostro y nos otorgan un falso aspecto de cansancio y malestar, aunque no se corresponda con nuestro estado real. Por eso, cada vez son más las personas, tanto hombre como mujeres, que apuestan por la blefaroplastia sin cirugía, un sencillo tratamiento estético y ambulatorio que ayuda a mejorar nuestro aspecto.

¿En qué consiste este tratamiento?

La blefaroplastia es una sencilla intervención ambulatoria que consiste en eliminar el exceso de grasa de los párpados para corregir imperfecciones del rostro y suavizar rasgos muy marcados en torno al contorno de los ojos.

Los efectos se aprecian ya de forma definitiva en apenas unos días y en ningún caso suponen un cambio radical, como muchos pacientes temen, pero si una considerable mejora en su aspecto físico, lo que también tiene su reflejo en el autoestima y estado de ánimo de cada persona.

Tampoco deja cicatrices ni molesta ni impide la visión. Tan solo es necesario seguir unas pequeñas recomendaciones que indicará el cirujano para las primeras horas después de la intervención, pero en ningún momento supone dolor. De hecho, el paciente no necesita si quiera ingreso hospitalario y puede volver a su casa en ese mismo día, en cuanto haya pasado el efecto de la anestesia.

La blefaroplastia también es para ti

Uno de los principales rechazos de la sociedad hacia los tratamientos de cirugía estética es el miedo a las etiquetas, el clásico “eso no es para mí”. Este miedo está especialmente presente entre la población más joven y entre el público masculino. Sin embargo, no hay razón para ello.

Los párpados se caen tanto por efecto de la edad como por razones genéticas, por lo que muchos pacientes presentan estos rasgos desde edades muy tempranas, sin posibilidad de haber frenado su aparición ni con maquillaje ni con cremas especiales, tan solo con intervención médico-estética.

Y respecto al sexo, en la sociedad de hoy en día los cuidados masculinos están tan a la orden del día como los femeninos, tanto en ropa como en peluquería o en cosméticos y tratamientos para la piel. Por tanto, no hay razón para pensar que un hombre no quiera corregir sus párpados caídos y mejorar su aspecto cansado y de ojos hinchados por un rostro fresco y vital.

Por tanto, aunque principalmente el paciente de blefaroplastia es una mujer de mediana edad, la blefaroplastia es para todos. ¿Por qué no lo va a ser para ti también?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *