Para todos

La evolución de las máquinas tragaperras

 

Todos recordamos las míticas máquinas de azar, las comúnmente conocidas como tragaperras, esos elementos que llevan años de silenciosa presencia transgeneracional en muchos bares de barrio, a menudo al lado de la máquina de tabaco, rompiendo sutilmente la armonía del espacio. Siguen allí, como también en casinos y salas de juegos, donde resultan imprescindibles. Y aunque parezcan objetos imperturbables al paso del tiempo, anclados en alguna década lejana y ajenos a los avances tecnológicos, evolucionaron en su momento desde los primeros modelos, hasta desarrollar sus más modernas versiones en internet y casinos virtuales, como las que podemos encontrar a día de hoy en Maquinas Recreativas Madrid.

Los antecedentes del siglo XIX

Sus inicios se sitúan nada más y nada menos que en el siglo XIX. El antecedente de las tragaperras que todos conocemos fue una máquina basada en el póker, compuesta por cinco carretes. No tenía pago directo (característica básica de toda tragaperras), pero si el jugador obtenía una buena mano de la combinación azarosa de los carretes, obtenía una premio por parte del camarero.

 

La máquina mecánica

Esta idea de juego en el bar fue extendiéndose y evolucionando hasta la aparición de las máquinas tragamonedas con símbolos de frutas, que representaban los sabores de los chicles que se obtendrían como premio. Hasta los años 60 el funcionamiento mecánico de estas máquinas consistía en introducir una moneda que desbloquearía la palanca, de la que el jugador tiraría para poner en movimiento los carretes hasta que, uno por uno aumentando el suspense, cesaran en su girar para revelar el resultado.

 

La máquina electrónica

Fue en 1964 cuando se lanzó la primer máquina electrónica, con varias líneas y pantallas de vídeo. Supusieron una gran transformación para las tragaperras sin cambiar su esencia: los carretes manuales se sustituyeron por una generador de números aleatorio que permitía millones de resultados diferentes, de manera que se multiplicaban también las ganancias conseguidas en caso de premio.

 

La tragaperras virtual

Estas máquinas se mantuvieron en el mercado por largas décadas, y aún siguen a la orden el día. Sin embargo, tienen hoy una variante nueva, las tragaperras virtuales o slots online, inspiradas en los mismos símbolos que las tradicionales, pero que multiplican las posibilidades y tipologías de premio. Sin embargo, la esencia se mantiene: generar en el jugador la esperanza de ganar premios mientras disfruta del suspense del azar.

Maquinas Recreativas Madrid Jomesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *