sexo-con-desconocidos
Para Él

Tener sexo con desconocidos

Ya no sentimos la presión social de restringir el sexo relaciones comprometidas. De hecho, somos libres de explorar nuestras sexualidad con casi cualquier persona que nos guste. Ahora tener sexo con desconocidos es una actividad recreativa.

Sexo e intimidad

De lo que nos somos conscientes, sin embargo, es que incluso en el sexo casual y recreativo se ve involucrada la intimidad. Puede que hayamos superado nuestro miedo y vergüenza sobre el sexo, pero muchos de nosotros todavía tenemos problemas respecto a la intimidad.

Si experimentamos más intimidad de la que podemos soportar, nos sentiremos amenazados; nuestra espacio de seguridad se verá invadido. No importa cuán «seguro» sea el sexo, el sexo puede hacernos sentir inseguros.

Cuando experimentamos un orgasmo, nos revelamos más completamente y más honestamente que en cualquier otro momento. Dejamos que nuestros egos mueran por un momento, y tenemos la oportunidad de experimentar una verdadera conexión con otra persona pero… en cuanto acabamos el ego vuelve a escena, y nos golpea el miedo a la separación y al apego.

Si no somos lo suficientemente seguros, nos sentiremos amenazados, culpables, y generalmente inseguros. Estamos condicionados y nuestro cerebro nos dice que no existe tal cosa como sexo sin ataduras. Todavía equiparamos el sexo con el amor, y el amor con el compromiso. Y equiparamos el amor y el compromiso con vulnerabilidad, responsabilidad y el temor de que nuestras necesidades no se cumplan.

La intimidad y tener sexo con desconocidos

El sexo es muy fácil de tener sexo con desconocidos en la sociedad actual. Lo que la mayoría anhelamos, sin embargo, no es el sexo, sino la intimidad. El desafío es que el único modelo que la mayoría de nosotros tiene para expresar o experimentar la intimidad es el sexo. La intimidad requiere confianza, y la confianza lleva tiempo. Es muy difícil experimentar la verdadera intimidad a través del sexo casual.

El nivel de intimidad que experimentamos a través del sexo puede ser amenazador para muchos de nosotros, particularmente si el sexo ocurren al principio de la relación. La seguridad es esencial en las primeras etapas de una relación… incluso la más pequeña violación de intimidad puede marcar el final de un romance. A medida que vamos conociendo a nuestras parejas, a lo largo del tiempo, creamos una base de confianza familiaridad.

Al tener sexo con desconocidos, incluso la más pequeña violación de nuestra intimidad será suficiente para impedir que nos conozca más. Aunque puede ser que conozcamos a alguien y no nos interese para mantener una relación, a menudo después de acostarnos con esa persona nos sentimos inseguros.

Experimentamos mucha intimidad demasiado rápido, y necesitamos crear algo de distancia. Por eso a menudo terminamos «la mañana siguiente» con uno prometiendo (por compromiso) llamar al otro, aunque el otro quizás tampoco quiera y a sabiendas de que eso no ocurrirá.

Es por esta incómoda situación que muchos hombres acaban acudiendo a lugares como Puticlub Barcelona. En busca de un sexo auténticamente práctico, donde saben que no deben prometer una llamada al día siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *